NOS PRIVATIZARON LAS VIAS

13.05.2010 10:03

 Han pasado los tiempos aquellos en que nuestros desplazamientos de un lugar a otro se hacían únicamente con nuestros dos piecitos o tal vez con la fuerza de nuestras manos y brazos si nos tocaba remar.
La evolución nos dijo que nos podíamos valer de los animales para mover pesadas cargas y para movernos y trasladarnos también a nosostros. Al pasar del tiempo los gobernantes, aquellos que nosotros mismos elegimos se apropiaron de las vías y cobraron impuestos. Caso testimonial y preciso lo que sucedía en los tiempos de la colonia en donde se cobraba impuesto a las mulas y bestias de carga por cruzar un puente bien para acceder a una ciudad o bien cuando se salía de ella. Posteriormente vimos como los impuestos se fueron extendiendo hasta el punto de globalizar un cobro para el sostenimiento de la malla vial y se crearon nuevos peajes, los cuales se fueron , incrementando gracias a la división de territorios,en donde el pasar de una ciudad a otra ya no requería de un solo pago por el uso y disfrute de la vía, sino que ya se hacía necesario hacer varios pagos, pues los dueños de los recursos finalmente también ya eran varios.
Pero avanzó el tiempo y algo más terrible sucedió aún, se privatizaron las vías, y entonces vimos nacer un gran monstruo que paulatinamente fué devorando el sistema de transporte tradicional bajo el lema "Transmilenio Para Todos". En efecto, esto se ha ido cumpliendo paso a paso y año tras año. Ya nuestras vías por donde transitábamos normalmente no son nuestras, ahora le pertenecen exclusivamente al nuevo sistema de transporte masivo. Quedaron atrás nuestros buses, busetas y colectivos tradicionales, llegó la gran novedad: los articulados. Constatamos que en efecto ya no bastaba cobrar peajes sino que ahora se hacía necesario apropiarse de las vías, vías que nosotros con nuestrosimpuestos subsidiamos pero a las que no tenemos derecho ni acceso a menos que paguemos los $1.600 pesos que vale el uso y disfrute de las mismas. $1.600 pesos que bien pueden convertirse en $71.600 pesos si el celular que te roban es de los más baratos, pues el lema de Transmilenio no parece ser solamente Transporte para todos sino que además se le puede agregar "Robo y atraco para todos".
Les contaba entonces que nuestro sistema tradicional de transporte se acabó y según los doctores del tema se acabó también con ellos "la guerra del centavo". Aquella en donde los conductores por cumplir con un producido hacían malabares "Montoyistas" por las vías de nuestra ciudad, con un racimo de pasajeros colgados en sus puertas, los cuales, valga decirlo, también eran objeto de robos y atracos. Pero también se extinguió la opción aquella que tanto beneficiaba a los pobres; me refiero, a aquel logro que alcanzábamos cuando levantando nuestras manos y con un lenguaje que se hizo entendible para los conductores, podíamos en la distancia solicitarle al piloto que si nos llevaba por $500 pesos o un $1.000 pesos. Se acabó la subida rauda por la puerta de atrás para no marcar en la registradora, y se acabó de paso con el ahorrito que se hacía y que servía de paso para comerse un "alguito más" o para pagar los servicios, pues las circunstancias actuales nos hacen sentir que es más importante los servicios que el comer sin importar si la gastritis o la debilidad te hacen desfallecer.
El abusivo cobro por el uso y disfrute de las vías -sistema ya implementado en otras ciudades- se hizo exagerado. Y, es que pagar $1.600 pesos por viajar hacinado cuales trenes repletos de pasajeros rumbo al cadalzo o a la muerte de la época hitleriana se manifiesta como el complemento perfecto para acabar con lapobreza, acabando con las alternativas de los más pobres. Al fin y al cabo a los que "tienen", a los "pudientes", qué les puede importar el que tú viajes hacinado y dándote un roce social tan cercano con los sudores y olores ajenos. Ellos tienen la ventaja de poder tener un carro para cualquier día de la semana, en donde el "pico y placa" no les afectara en lo más mínimo.
Se nos privatizaron las vías y de ello no obtenemos sino incomodidades, así, se nos diga que el objetivo es reducir la contaminación y el hacer untransporte "masivo" - lo cuál es cierto- y eficaz, lo que ya esta demostrado no es cierto.
Nuestros cantantes y vendedores del rebusque que hacían uso de nuestros transportes perecederos tendrán que buscar otras plazas u otros escenarios en donde puedan exponer sus desgastadas voces e instrumentos con los cuales conseguían el sustento diario. Opciones no tienen muchas... tan solo la esperanza de que algún día el sistema de Transmilenio se desgaste tanto que los dueños del mismo hagan tarimas en sus costados para que las gentes se distraigan mientras que pasan los trancones y en donde los vendedores podrán vender sus productos sin necesidad de subirse a los articulados, pues avanzaran tan lento que ellos podrán vender "su rebusque" corriendo al lado del transporte eficaz...esta historía continuara.....no sé cuándo.... pero continuara.....

Tema: NOS PRIVATIZARON LAS VIAS

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario